cómo iluminar nuesto comedor

Dicen que la cocina es el corazón de una casa, pero para aquellos que aman entretenerse en las comidas con amigos y familiares, alargarse hasta que no quede más café o seguir cuando las copas toman su lugar, es un espacio fundamental. Una buena iluminación puede dotarlo de una personalidad propia o hacerlo un lugar lúgubre en el que no apetezca quedarse.
Como decíamos, un comedor necesita tener una atmósfera y mediante la luz podremos conseguirla, la luz tiene que brillar siempre, pero sin llegar a deslumbrar.
Una lámpara en una sala de estar, puede llegar a pasar más desapercibida, a tener menos peso ne la decoración, pero en una mesa de comedor puede llegar a ser el elemento central de ésta y condicionar así todo el espacio.
 Las sillas del comedor tienen que ser cómodas, la mesa estable y lo suficientemente ancha para nuestros comensales. Pero una lámpara puede dotarnos de más libertad porqué nadie tiene que tocarla o poner cosas sobre de ella, así que podemos lanzarnos a la aventura, siendo la oportunidad perfecta para tener un elemento distinto, casi escultórico que lo condicione todo.
El elemenot que situemos dependerá de la arquitectura y el diseño del espacio, así como del estilo y la forma de la mesa. Pero para conseguir que sea elegante y fresco, con las proporciones perfectas, por lo general se puede tratar de encontrar algo que sea alrededor de un tercio de la longitud de la mesa. Aunque siempre podemos probar con distintas proporciones, como cuando se tiene una pequeña mesa redonda, ahí un globo o lámpara de araña redonda es una apuesta segura, ya que hace eco con la forma y el estilo de la mesa.
Aunque también podríamos optar por poner elementos individuales, colgando anarquicamente a distintas alturas. Un buen consejo sería agruparlas de forma inpar, así en pocas ocasiones generaremos un efecto de uniformidad.

Ideas para iluminar un comedor.

Para conseguir la mejor calidad de la luz sobre la mesa, una luz se debe instalar dejando unos 90 centímetros entre la parte inferior del elemento y la parte superior de la mesa. Esa es la norma. En una sala de doble altura, o en los casos en los que queremos interactuar con el espacio arquitectónico más grande, a veces vamos a dejar mayor espacio o en espacios pequeños, algo menos.
Para que nuestro comedor sea adaptable a todo tipo de ocasiones, lo mejor es que la intensidad de la luz sea regulable. No será lo mismo comer con la família que charlar de noche con los amigos degustando unas copas de vino.