Escandinavo, un estilo nórdico

El estilo nórdico o escandinavo está a la orden del día. Gracias a su sobriedad y tonalidades neutras, es compatible con la mayoría de espacios, ya sean grandes o pequeños con mucha luz o con carencias de iluminación natural.

Tendencias del estilo escandinavo.

Hoy en día encontramos en muchos proyectos, este tipo de ventanales interiores. Se trata de ventanas de hierro negro casi sin perfiles y moduladas en formas geométricas. Se utilizan como separadores entre estancias y son muy recurrentes del estilo escandinavo.

Como vemos las geometrías y las modulaciones se utilizan con mucha frecuencia así como los techos y  los pavimentos de madera. Aunque el clima sea muy frío los materiales de la casa han de transmitir cierto calor, deben ser acogedores.

Lo que no es tan habitual, es ver falsos estucados en este tipo de estilo, pero se consigue un balance adecuado y equilibrado.

La utilización de figuras geométricas se repite en las lámparas en estanterías y en varios elementos de decoración. Se busca seguir un patrón muy marcado por estas formas y figuras. Sin sobrecargar el espacio, ya que este estilo prima más la utilidad por encima de la cantidad.