Despacho Contenedor

Trabajar desde casa es algo cada vez más común. Para muchos, ‘ser tu propio jefe’ es algo a lo que aspirar. Pero para poder trabajar desde casa es necesario tener un espacio habilitado para ello. No siempre podemos o queremos cambiar el uso de un espacio de la casa para convertirlo en despacho. Existen otras soluciones, como la de Randy Bens, que utilizó un contenedor para construirse su propio estudio.


Se trata de algo simple, pero que deja entrever que aún una cosa tan simple como rehabilitar un contenedor y hacerlo despacho, tiene sus complicaciones. En primera intstancia, cuando hablamos de casas hechas con contenedores, nos imaginamos que se revisten los interiores y listo, ya se puede comenzar a vivir. Pero no es tan simple.


Una idea que me trasladaron cuando me interesé pro este tipo de construcciones fue que los contenedores los puedes utilizar como estructura, nada más. Y así es. Ya que un contenedor no tiene aislamiento, requerirá de una cimentación, abrir ventanas para cumplir con mínimos de ventilación, pasar instalaciones y saneamiento. En definitiva, que nuestro contenedor será más un queso gruyer esperando a ser decorado.


En este caso en particular, un despacho. El resultado es óptimo. Un gran ventanal, una mesa corrida, una pequeña cocina office y unos buenos acabados. Tanto interiores como exteriores. La utilización de la madera, convierte un elemento muy industrial en algo mucho más acogedor. Las ventanas transforman un concepto muy hermético en algo permeable y abierto.