ATICO CORALL – BLANES – 2015

Este pequeño ático situado en Blanes a pocos metros de la playa de S’Abanell, tiene una superficie de solo 50m2 en el interior más 15 m2 de terraza con vista al mar. Antes de la reforma este apartamento era una vivienda fragmentada, con espacios oscuros y diminutos, decorados sin ningún criterio. Los clientes querían un apartamento de playa, luminoso y con un carácter mediterráneo.

A la hora de decorar nuestra casa nos vienen muchísimas ideas a la cabeza, pero la principal es la intención de convertir el nuevo espacio en nuestro hogar. Para conseguirlo intentamos pasar parte de nuestro carácter a la vivienda, personalizarla según nuestras necesidades y nuestros gustos. Los más osados arriesgan en el diseño creando interiores con colores fuertes y combinaciones atrevidas, y los más tradicionales se decantarán por muebles clásicos y una distribución funcional.

¿Cómo imaginas tú el hogar ideal? Si eres uno de esos que busca sobre todo paz y tranquilidad al cruzar el umbral de su casa este ático tiene todas las comodidades necesarias para relajarse y disfrutar escuchando el sonido del mar y el gorjeo de las golondrinas volando. ¿Sabías que el blanco aporta a las estancias brillo, luz y genera sensación de amplitud? El blanco es también ideal para crear ambientes armoniosos.

En nuestro estudio de Interiorismo y decoración hemos creado un único espacio abierto para el salón y la cocina-comedor. El pavimento es el encargado de diferenciar los ambientes y el mármol blanco da paso a un suelo de madera de roble rustico en la zona de estar. El alicatado blanco del frontal de la cocina pasa a ser gris en el salón.

Para este ático en Blanes (Girona), nuestros interioristas se decantaron por una decoración basada en el blanco. Un color muy apropiado para todo tipo de interiores ya que gracias a su versatilidad encaja a la perfección con cualquier estilo decorativo y con casi todos los colores. En la cocina ha sido combinado con la madera y las tonalidades neutras, consiguiendo así una estancia cálida.

El pavimento blanco continúa fuera de la zona de cocina, se hace largo y llega hasta la salida a la terraza. A su derecha la madera marca el límite del espacio dedicado al ocio en el interior. La pared del fondo se ha pintado de blanco, consiguiendo así que la luz que entra por las ventanas fluya por toda la estancia e ilumine tanto la cocina y el salón como el vestíbulo del apartamento.

Seguimos el camino de mármol blanco y llegamos a un sorprendente espacio exterior. Una cubierta de cañizo protegerá del sol a los habitantes de esta terraza permitiéndoles disfrutar sin contratiempos de las maravillosas vistas sobre el mar y las casitas blancas. La cubierta en tonos naturales casa a la perfección con las paredes blancas, y las baldosas rojizas del pavimento aportan un toque rústico dentro de esta renovada decoración mediterránea.

En el otro lado de la terraza el mobiliario de madera ha sido el elegido para completar la decoración de este oasis y al final del asiento de madera se ha creado una sencilla jardinera para que el componente verde avive la decoración del exterior. Una puerta abierta nos invita a volver dentro de la vivienda…

Por si mismos, los colores claros consiguen realzar la luz, tanto natural como artificial y se convierten en instrumentos muy útiles en estancias pequeñas. En el dormitorio se sigue utilizando el mismo color blanco que crea un espacio agradable combinando con el parqué de roble. Las lámparas al lado del cabezal de la cama son un diseño recurrente en nuestros proyectos, están diseñadas por nuestro estudio de decoración como si fueran unas esculturas y la manera en la que se han utilizado los cables negros aportan un toque dinámico y divertido al dormitorio.

El otro de los dormitorios es mucho más homogéneo que el anterior. Íntegramente blanca, esta habitación nos transmite calma y serenidad. La madera ha sido utilizada en el cabecero y las mesillas a ambos lados de la cama aportando de esta manera el toque hogareño, sin restar ni un ápice al diseño.

Los cuartos de baño de color blanco suelen ser, a menudo, estancias frías y asépticas. Queriendo crear una sensación de higiene máxima hay veces en las que se descuida su diseño y se convierten en espacios poco acogedores. Como podéis comprobar no es este el caso, en este cuarto de baño desde los alicatados hasta los detalles debajo y encima del lavamanos crean una estancia simplemente bonita.

PUBLICADO EN HOMIFY:

LA CALIDA DECORACION DE UN ATICO EN BLANCO